INGREDIENTES

(para 4 personas)

6 huevos.
250 gramos de Azúcar glasé.
75 gramos de mantequilla.
300 gramos de Castañas.
50 gramos de Harina de maíz.
10 gramos de Levadura en polvo.
½ litro de Leche.
50 gramos de Avellanas tostadas.
50 gramos de Uvas pasas sin pepitas.
100 gramos de mermelada de albaricoque.


CÓMO SE ELABORA

Damos un corte en la piel exterior de las castañas y cocemos durante 10 minutos en una cazuela con Agua hirviendo y una pizca de sal.
Una vez cocidas, sacamos las castañas del agua y cuando se hayan enfriado las pelamos quitándoles la cáscara y la piel interior.
Reservamos unas 8 castañas peladas y el resto las cocemos en la leche unos 20 minutos a fuego suave.
Cuando estén tiernas las trituramos con la batidora hasta formar una crema, reservamos esperando que se enfríe esta crema.
En un bol amplio batimos los huevos junto con el azúcar hasta que suban el doble de su volumen.
A la mezcla añadimos con cuidado y poco a poco, removiendo con una espátula o cucharón de madera, el puré de castañas, el sobre de levadura y la harina de maíz.
Mezclamos el conjunto y lo vertemos en el molde Redondo de 24 centímetros de diámetro previamente engrasado y forrado con papel de horno.
Encima del pastel decoramos con unas uvas pasas sin pepitas, unas avellanas tostadas y unas castañas troceadas.
Introducimos a cocer en el horno a 180ºC durante 50 minutos aproximadamente.
Para saber si el pastel está cocinado introducimos una brocheta por el centro y si sale totalmente limpia se puede sacar del horno.
Sacamos el pastel del molde con cuidado y lo dejamos enfriar sobre una rejilla para que el aire entre por debajo del pastel, se enfríe antes y quede esponjoso.
Una vez frío, se cubre con mermelada y se redecora con las castañas cocidas y peladas que hemos reservado.