Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Entre 2015 y 2030, se espera que en todos los países aumente sustancialmente el número ancianos. Este crecimiento será especialmente rápido en las regiones en vías de desarrollo. Si crece el número de personas mayores, se espera también que aumenten los abusos de los que está población es víctima. Si bien es un tema tabú, el maltrato a los ancianos ha comenzado a ganar visibilidad en todo el mundo, a pesar de que sigue siendo uno de los tipos de violencia menos tratados en los estudios que se llevan a cabo a nivel nacional y menos abordados en los planes de acción.

El maltrato de las personas mayores es un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo y es un problema que merece la atención de la comunidad internacional.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 66/127 , designa el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Representa el día del año cuando todo el mundo expresa su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores.

Este año la campaña se centra en la importancia de prevenir la explotación financiera de la que los ancianos son víctima y garantizar los derechos humanos de nuestros mayores. En consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento, las personas mayores tienen derecho a una vida digna, libre de toda forma de abusos, entre otros, la explotación financiera y material, que podría conducir a la pobreza, el hambre y la falta de vivienda, poner en peligro su salud y bienestar, e incluso a una muerte prematura.

Resolución 66/127
Resolución aprobada por la Asamblea General el 19 de diciembre de 2011
[sobre la base del informe de la Tercera Comisión (A/66/454 (Part II))]
66/127. Seguimiento de la Segunda Asamblea Mundial sobre
el Envejecimiento
La Asamblea General,
Recordando su resolución 57/167, de 18 de diciembre de 2002, en la que hizo
suyos la Declaración Política1
y el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el
Envejecimiento, de 20022
, su resolución 58/134, de 22 de diciembre de 2003, en la
que tomó nota, entre otras cosas, de la guía general para la aplicación del Plan de
Acción de Madrid, y sus resoluciones 60/135, de 16 de diciembre de 2005, 61/142,
de 19 de diciembre de 2006, 62/130, de 18 de diciembre de 2007, 63/151, de 18 de
diciembre de 2008, 64/132, de 18 de diciembre de 2009, y 65/182, de 21 de
diciembre de 2010,
Reconociendo que en muchas partes del mundo el conocimiento que se tiene
del Plan de Acción de Madrid sigue siendo reducido o nulo, lo que limita el alcance
de las medidas de aplicación,
Tomando nota del informe del Secretario General3
,
Reconociendo que, para 2050, más del 20% de la población mundial tendrá
60 años o más, y reconociendo también que el aumento del número de personas de
edad será mayor y más rápido en el mundo en desarrollo,
Profundamente preocupada por que en muchas partes del mundo la situación
de las personas de edad se ha visto afectada negativamente por la crisis financiera y
económica mundial,
Reconociendo la contribución esencial que la mayoría de los hombres y las
mujeres de edad pueden seguir haciendo al funcionamiento de la sociedad si se
establecen las garantías adecuadas,
_______________
1 Informe de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, Madrid, 8 a 12 de abril de 2002
(publicación de las Naciones Unidas, núm. de venta: S.02.IV.4), cap. I, resolución 1, anexo I. 2 Ibid., anexo II. 3
A/66/173.
Observando que hay más mujeres de edad que hombres de edad y observando
con preocupación que esas mujeres a menudo se enfrentan a múltiples formas de
discriminación derivadas de sus roles sociales basados en el género, agravadas por
su edad, su discapacidad u otros motivos, lo cual afecta al goce de sus derechos
humanos,
1. Reafirma la Declaración Política1
y el Plan de Acción Internacional de
Madrid sobre el Envejecimiento, de 20022
;
2. Alienta a los gobiernos a que presten mayor atención a la creación de
capacidad para erradicar la pobreza entre las personas de edad, en particular las
mujeres, incorporando las cuestiones relacionadas con el envejecimiento en las
estrategias de erradicación de la pobreza y los planes nacionales de desarrollo, y a
que incluyan políticas específicas en materia de envejecimiento e iniciativas de
integración de la cuestión del envejecimiento en sus estrategias nacionales;
3. Alienta a los Estados Miembros a que refuercen sus actividades de
fomento de la capacidad nacional para ocuparse de las prioridades nacionales en
materia de aplicación del Plan de Acción de Madrid definidas durante su examen y
evaluación, e invita a los Estados Miembros que aún no lo hayan hecho a que
consideren la posibilidad de adoptar un enfoque gradual para desarrollar su
capacidad que comprenda el establecimiento de prioridades nacionales, el
fortalecimiento de los mecanismos institucionales, la investigación, la reunión y el
análisis de datos y la formación del personal necesario en la esfera del
envejecimiento;
4. Alienta también a los Estados Miembros a que superen los obstáculos a la
aplicación del Plan de Acción de Madrid formulando estrategias que tengan en
cuenta la trayectoria vital de la persona en su totalidad y fomenten la solidaridad
intergeneracional con objeto de incrementar la probabilidad de obtener mejores
resultados en los años venideros;
5. Alienta además a los Estados Miembros a que hagan especial hincapié en
fijar prioridades nacionales realistas, sostenibles, viables y con la máxima
probabilidad de alcanzarse en los años venideros y elaboren objetivos e indicadores
para medir los progresos en el proceso de aplicación;
6. Alienta a todos los Estados Miembros a que sigan aplicando el Plan de
Acción de Madrid como parte integral de sus planes nacionales de desarrollo y sus
estrategias de erradicación de la pobreza;
7. Invita a los Estados Miembros a que determinen sus principales esferas
prioritarias para los años restantes del primer decenio de aplicación del Plan de
Acción de Madrid, entre ellas el empoderamiento de las personas de edad y la
promoción de sus derechos, la sensibilización sobre el envejecimiento y la creación
de capacidad nacional al respecto;
8. Recomienda que los Estados Miembros den a conocer mejor el Plan de
Acción de Madrid, incluso reforzando las redes de coordinadores nacionales en
materia de envejecimiento, colaborando con las comisiones regionales y recabando
la ayuda del Departamento de Información Pública de la Secretaría para que se
preste más atención a las cuestiones relacionadas con el envejecimiento;
9. Alienta a los gobiernos que aún no lo hayan hecho a que designen
coordinadores encargados del seguimiento de los planes nacionales de acción sobre
el envejecimiento;
A/RES/66/127
3
10. Invita a los gobiernos a que formulen y apliquen las políticas relativas al
envejecimiento mediante consultas amplias y participativas con las instancias
pertinentes y los asociados para el desarrollo social, a fin de elaborar políticas
nacionales efectivas que sean responsabilidad de todos y se apoyen en el consenso;
11. Recomienda que los Estados Miembros mejoren su capacidad para ser
más eficaces en la reunión de datos, estadísticas e información cualitativa,
desglosados cuando sea necesario por factores pertinentes, en particular sexo y
discapacidad, con el fin de poder evaluar mejor la situación de las personas de edad
y establecer mecanismos de supervisión adecuados para los programas y políticas
orientados a proteger el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los
derechos humanos y las libertades fundamentales por las personas de edad;
12. Recomienda también que los Estados partes en los instrumentos
internacionales de derechos humanos vigentes se ocupen de manera más explícita en
sus informes, según corresponda, de la situación de las personas de edad, y alienta a
los órganos de supervisión creados en virtud de tratados y a los titulares de
procedimientos especiales, de conformidad con sus mandatos, a que presten mayor
atención a la situación de las personas de edad en su diálogo con los Estados
Miembros, a la hora de examinar los informes o en sus misiones a los países;
13. Exhorta a los gobiernos a que aseguren, según corresponda, la existencia
de condiciones que permitan a las familias y comunidades proporcionar cuidados y
protección a las personas a medida que envejecen, a que evalúen la mejora del
estado de salud de las personas de edad, en particular en función del género, y a que
reduzcan la discapacidad y la mortalidad;
14. Alienta a los gobiernos a que prosigan sus esfuerzos para aplicar el Plan
de Acción de Madrid e incorporar las preocupaciones de las personas de edad en sus
programas de políticas, teniendo en cuenta la importancia decisiva de la
interdependencia entre generaciones en el seno de la familia, la solidaridad y la
reciprocidad para el desarrollo social y la realización de todos los derechos humanos
de las personas de edad, y para prevenir la discriminación por motivos de edad y
lograr la integración social;
15. Reconoce la importancia de reforzar las alianzas intergeneracionales y la
solidaridad entre las generaciones, y a ese respecto exhorta a los Estados Miembros
a que promuevan oportunidades para la interacción voluntaria, constructiva y
frecuente entre los jóvenes y las generaciones mayores en la familia, el lugar de
trabajo y la sociedad en general;
16. Alienta a los Estados Miembros a que adopten políticas sociales que
promuevan el desarrollo de servicios comunitarios para las personas de edad,
teniendo en cuenta los aspectos psicológicos y físicos del envejecimiento y las
necesidades especiales de las mujeres de edad;
17. Alienta también a los Estados Miembros a que aseguren que las personas
de edad tengan acceso a información sobre sus derechos de modo que puedan
participar de manera plena y justa en la sociedad y disfrutar plenamente de todos los
derechos humanos;
18. Exhorta a los Estados Miembros a que desarrollen su capacidad nacional
de supervisar y garantizar el ejercicio de los derechos de las personas de edad, en
consulta con todos los sectores de la sociedad, incluidas las organizaciones de
personas de edad, por ejemplo, mediante instituciones nacionales de promoción y
protección de los derechos humanos, según corresponda;
A/RES/66/127
4
19. Exhorta también a los Estados Miembros a que refuercen e incorporen
las perspectivas de género y de discapacidad en todas las políticas en materia de
envejecimiento y a que combatan y erradiquen la discriminación por razón de edad,
género o discapacidad, y recomienda que los Estados Miembros colaboren con todos
los sectores de la sociedad, en particular con las organizaciones pertinentes
interesadas en la materia, incluidas las organizaciones de personas de edad, de
mujeres y de personas con discapacidad, para modificar los estereotipos negativos
sobre las personas de edad, en particular las mujeres y las personas con
discapacidad, y fomenten una visión positiva de las personas de edad;
20. Exhorta además a los Estados Miembros a que se ocupen del bienestar y
la atención sanitaria adecuada de las personas de edad, así como de todos los casos
de abandono, maltrato y violencia que sufren esas personas, mediante la
formulación y ejecución de estrategias preventivas más eficaces y leyes y políticas
más firmes para afrontar esos problemas y sus causas subyacentes;
21. Decide designar el 15 de junio Día Mundial de Toma de Conciencia del
Abuso y Maltrato en la Vejez, e invita a los Estados Miembros, las organizaciones
del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales y
regionales, así como a la sociedad civil, incluidas organizaciones no
gubernamentales y particulares, a que lo observen debidamente;
22. Exhorta a los Estados Miembros a que adopten medidas concretas para
aumentar la protección y la asistencia a las personas de edad en situaciones de
emergencia, de conformidad con el Plan de Acción de Madrid;
23. Destaca que, con el fin de complementar los esfuerzos nacionales de
desarrollo, es indispensable una mayor cooperación internacional para ayudar a los
países en desarrollo a aplicar el Plan de Acción de Madrid, reconociendo a la vez la
importancia de la asistencia y la prestación de ayuda financiera;
24. Alienta a la comunidad internacional, en particular los donantes
internacionales y bilaterales, a que intensifique su cooperación en apoyo a las
iniciativas nacionales encaminadas a erradicar la pobreza en consonancia con los
objetivos convenidos internacionalmente, a fin de lograr un apoyo social y
económico sostenible para las personas de edad, teniendo presente que recae en cada
país la responsabilidad primordial de su propio desarrollo económico y social;
25. Alienta también a la comunidad internacional a que apoye los esfuerzos
de los países para forjar alianzas más firmes con la sociedad civil, incluidas las
organizaciones de personas de edad, las instituciones académicas, las fundaciones
de investigación, las organizaciones de base comunitaria, en particular los
cuidadores, y el sector privado, a fin de ayudar a crear capacidad en cuestiones
relativas al envejecimiento;
26. Alienta a la comunidad internacional y a los organismos competentes del
sistema de las Naciones Unidas a que, en el marco de sus mandatos respectivos,
apoyen los esfuerzos nacionales para aportar financiación a las iniciativas de
investigación y de reunión de datos sobre el envejecimiento, según corresponda, a
fin de comprender mejor los desafíos y las oportunidades que entraña el
envejecimiento de la población y proporcionar a los responsables de formular
políticas información más precisa y específica sobre el género y el envejecimiento;
27. Reconoce la importante función que ejercen diversas organizaciones
internacionales y regionales dedicadas a la capacitación, la creación de capacidad, la
elaboración de políticas y la supervisión a nivel nacional y regional para promover y
facilitar la aplicación del Plan de Acción de Madrid, y reconoce la labor que se está
A/RES/66/127
5
llevando a cabo en distintas partes del mundo, así como las iniciativas regionales y
las emprendidas por entidades como el Instituto Internacional sobre el
Envejecimiento de Malta y el Centro Europeo de Políticas de Bienestar Social e
Investigación de Viena;
28. Recomienda que los Estados Miembros reafirmen la función de los
coordinadores de las Naciones Unidas en materia de envejecimiento, fomenten las
iniciativas de cooperación técnica, amplíen el papel de las comisiones regionales en
cuestiones de envejecimiento, especialmente en el examen y la evaluación de los
progresos realizados en la aplicación del Plan de Acción de Madrid que se llevarán a
cabo en 2012, décimo aniversario de su aprobación, y aporten recursos adicionales a
esas actividades, faciliten la coordinación de las organizaciones no gubernamentales
nacionales e internacionales sobre envejecimiento y refuercen la cooperación con
las instituciones académicas en torno a un programa de investigación sobre el
envejecimiento;
29. Reitera la necesidad de aumentar la capacidad a nivel nacional para
promover y facilitar la aplicación del Plan de Acción de Madrid y los resultados de
su primer ciclo de examen y evaluación y, a ese respecto, alienta a los gobiernos a
que presten apoyo al Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para el
Envejecimiento a fin de que el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de
la Secretaría pueda prestar más asistencia a los países que la soliciten;
30. Solicita al sistema de las Naciones Unidas que refuerce su capacidad para
apoyar, de una manera eficaz y coordinada, la aplicación nacional del Plan de
Acción de Madrid cuando corresponda;
31. Recomienda que se tenga en cuenta la situación de las personas de edad
en las iniciativas emprendidas para lograr los objetivos de desarrollo convenidos
internacionalmente, incluidos los enumerados en la Declaración del Milenio4
;
32. Toma nota con aprecio de la labor del Grupo de Trabajo de composición
abierta sobre el envejecimiento establecido por la Asamblea General en virtud del
párrafo 28 de su resolución 65/182 y reconoce las contribuciones positivas de los
Estados Miembros, así como de los órganos y organizaciones competentes de las
Naciones Unidas, las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales
pertinentes, las instituciones nacionales de derechos humanos y los ponentes
invitados en los dos primeros períodos de sesiones de trabajo del Grupo de Trabajo
de composición abierta;
33. Invita a los Estados y a los órganos y las organizaciones competentes del
sistema de las Naciones Unidas, en particular los titulares de mandatos de derechos
humanos y órganos competentes creados en virtud de tratados de derechos humanos
y las comisiones regionales, así como a las organizaciones intergubernamentales y
no gubernamentales interesadas en la materia, a que sigan contribuyendo a la labor
encomendada al Grupo de Trabajo de composición abierta, según corresponda;
34. Solicita al Secretario General que siga prestando al Grupo de Trabajo de
composición abierta todo el apoyo necesario, dentro de los límites de los recursos
existentes;
35. Solicita también al Secretario General que en su sexagésimo séptimo
período de sesiones le presente un informe sobre la aplicación de la presente
_______________
4
Véase la resolución 55/2.
A/RES/66/127
6
resolución, en particular sobre la integración de las personas de edad, en particular
las mujeres de edad, en el desarrollo social y la promoción del goce pleno y en
condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y las libertades
fundamentales por las personas de edad.
89ª sesión plenaria
19 de diciembre de 2011